LIDERES CONSCIENTES

Actualizado: 20 mar

CREAR PERTENENCIA EN TIEMPOS DE CRISIS

Por Quetta Sosa, Enero 2022


Equipos desgastados

En los últimos 25 años he trabajado con Ejecutivos en procesos de Coaching, y una de las grandes preocupaciones de los líderes conscientes es la gente. Muchos de ellos se cuestionan “¿cómo puedo hacer para que mi gente crezca, se desarrolle, se sienta valorada y saque todo su potencial?, me interesa que se sientan reconocidos y poder reforzar su pertenencia”.



Preocupaciones genuinas que se hacen más evidentes en tiempos de crisis como la pandemia que hemos vivido en los últimos años, donde la gente se siente desgastada por la incertidumbre, necesitada de vinculación y a veces, hasta desolada por lo lento de los cambios, por no lograr percibir del todo, cuándo o cómo habrá más estabilidad y cómo será la nueva realidad que se está creando.


Lo cierto es que los efectos de estas circunstancias superan por mucho lo que un buen líder puede poner bajo su control, y mucho menos cuando se trabaja a distancia sin poder conocer claramente las condiciones en las que vive la gente ni como ha ido enfrentando sus perdidas, los desafíos del trabajo en casa, de las exigencias familiares, de los contagios, etc.

Para algunas personas, este tiempo de pandemia ha evidenciado la necesidad de vinculación y pertenencia dejando un sentimiento de soledad y un estrés emocional ante la falta de contacto con otros. Para otros, ha traído el mejor de los escenarios cuando las personas pueden trabajar desde sus hogares y tener una mejor calidad de vida al no tener que trasladarse, poder estar con la familia y poder comer en casa.


¿Qué hacer entonces con aquellos que requieren estar en grupo, que les nutre el contacto social y entre sus necesidades está la pertenencia? ¿Cómo lograr estrategias efectivas que mantengan a la gente vinculada para lograr la colaboración y mantener la productividad en los estándares que requiere el momento actual?


Sabemos que, hoy más que nunca la colaboración es una cualidad requerida para la supervivencia y es vital poder contar con esta disposición. Sin embargo, cuando nos estresamos, bajan en nuestro cuerpo la emisión de los 4 químicos de la felicidad: Oxitocina, serotonina, dopamina y endorfinas, responsables de nuestros deseos y sentimientos de vinculación, logro, afecto y pertenencia.


Cuando el estrés domina la situación y las experiencias están cargadas de cortisol y adrenalina, es poco probable que logremos el equilibrio para movernos desde el estrés al estado de la colaboración, surgen comportamientos de aislamiento, evitación, paranoia ante la posibilidad de contagio, ansiedad y temor a estar solo en lugares públicos y tener un incidente sin poder recibir ayuda o recibirla con el riesgo de contagio, de tal suerte que muchas personas empiezan a tener estas necesidades y valores en conflicto, afectándose entonces los sentimientos de pertenencia y el deseo de vinculación con otros.


¿Cómo lograr la pertenencia en tiempos de crisis?


Estar consciente de que las necesidades de pertenencia son únicas en las personas es vital para poder medir las dosis de contacto, intimidad, afecto y confianza requeridas por cada persona.


Tener conversaciones personales con los colaboradores permite al Líder reconocer las características y necesidades únicas de cada uno de sus colaboradores y administrar sus conversaciones conscientemente para crear una conexión única con cada uno de ellos.

Es importante saber que la pertenencia surge cuando las personas se sienten queridas, reconocidas y valoradas. Sentirnos parte de algo importante nos da un sentimiento de orgullo, pero sentirnos además valiosos para nuestros líderes, nos da la posibilidad de mirarnos valiosos, y despierta internamente el deseo de corresponder comprometiéndonos profundamente con los objetivos comunes que nos vinculan a ellos.


Fomentar una cultura basada en el Reconocimiento personal a la contribución única que somos, en la gratitud por lo que aportamos, la valoración de lo que logramos, la confianza y la vulnerabilidad de ser quienes somos en las circunstancias que vivimos, es crear bases para una pertenencia más sólida.


Hazte estas preguntas como líder: ¿cómo puedo mostrar a cada persona su contribución única? Esta es una manera de tomar claridad en torno al reconocimiento que cada persona necesita. ¿Cómo puedo agradecer su esfuerzo sostenido y sus logros?, es una pregunta que te permitirá crear un clima laborar basado en la valoración. ¿Qué puedo hacer para conocerlos más profundamente?, favorecerá la confianza y donde hay confianza, crece la vulnerabilidad y muchas otras posibilidades. ¿Cómo puedo construir el camino de desarrollo de y con mis colaboradores? Es una manera de trazar un puente hacia un futuro co-creado en su responsabilidad (habilidad de responder) por la construcción de su propia carrera profesional.


Inspirado en un proceso de coaching con un Líder retado por las pérdidas en sus equipos (UG)



5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo