FELICIDAD Y PRODUCTIVIDAD: UNA MANCUERNA POCO CONSIDERADA EN LAS ORGANIZACIONES

¿Te has cuestionado como líder, si tu liderazgo, tu manera de comunicarte, el ambiente laboral y las condiciones en las que trabajan tú y tus colaboradores, están contribuyendo a crear más felicidad para todos? ¿Y cuánto la felicidad puede ser un detonante de la productividad personal y colectiva?

Desde hace algunos años, la psicología positiva puso el foco en la importancia que tiene la búsqueda de la felicidad para el ser humano. Para cada persona, ser feliz es una experiencia única que conlleva elecciones y prioridades diferentes que dan marco y forma a la vida diaria.

Valoramos de manera distinta nuestras experiencias de acuerdo con la historia de vida que tenemos, de acuerdo con nuestros valores, con nuestras necesidades, respondiendo a las prioridades de vida que se nos presentan en función de nuestras creencias, e incluso, de acuerdo con las emociones con las que solemos reaccionar a los acontecimientos. De tal suerte que la felicidad no es algo que podamos generalizar, es individual. En consecuencia, se requiere la apertura para explorar la mirada individual de cada uno: ya sea en la familia o en el contexto de los grupos de trabajo. Sin embargo, a pesar de ser individual, el impacto de la felicidad es colectivo, porque cuando una persona no es feliz, se ve reflejado en sus actitudes, en su forma de relacionarse y en cómo responde a los desafíos, lo cual se ve inevitablemente reflejado en sus resultados.

¿Cuántas veces como líder, se te han presentado problemas de desempeño que buscas atender con instrucciones claras, con entrenamiento, con retroinformación, con coaching pero nada cambia, y te sientes frustrado? Te juzgas de mal líder, juzgas a la persona de no querer cambiar, e incluso te sientes desesperado porque ves que hay problemas de actitud que impiden que una persona haga el cambio que la posicionaría en un lugar de mayor contribución para sus propios resultados, para sus relaciones, para la compañía y para su carrera. A veces, has tenido que llegar a despedirlos porque no lograste el cambio requerido, y cuando repasas los hechos, te das cuenta que no lograste encontrar la fórmula para tener la conversación que generara ese cambio.

¿Qué pasaría entonces si cuando una persona presenta problemas de desempeño, uno de los primeros aspectos a considerar en las conversaciones fuera explorar cuán feliz es?

¿Cómo impactaría a tu liderazgo, a la calidad de tus conversaciones, a la conexión de tus relaciones, la productividad, los resultados y al clima laboral el considerar a las personas integralmente y ayudarles a clarificar como crear, incrementar o recuperar su propia felicidad?

Hablar de felicidad en el trabajo en estos tiempos de pandemia y distanciamiento social se vuelve vital para comprender lo que está cambiando en el universo de las personas.

Explorar qué nuevos descubrimientos de nosotros mismos ha traído el confinamiento, en quiénes nos hemos convertido, qué es lo que valoramos ahora de la vida, qué sueños tenemos, cómo nos sentimos mental y emocionalmente, qué nuevas preocupaciones surgen con los cambios que se están presentando, cómo vemos nuestro futuro laboral, etcétera, nos ofrece una mirada digna de revisar para clarificar cómo impacta a la felicidad personal y laboral todo esto, y comprender cómo se ve reflejado en la productividad individual y colectiva.

Para la mayoría de las personas la motivación de trabajar está estrechamente ligada a satisfacer las necesidades de su familia y poder darles una calidad de vida, pero no solamente satisfaciendo lo material, sino también con tiempo de calidad y con la posibilidad de tener experiencias que enriquezcan sus vidas.

Las dinámicas actuales Online han creado un horario extendido de trabajo donde nos mantenemos conectados por más de 12 horas, creando sin duda, desequilibrio a muchos niveles en la vida de las personas. Por mi labor como coach, escucho constantemente que la gente tiene cansancio acumulado, no solo por el encierro, sino también, por el exceso de trabajo. ¿Cuánto realmente de trabajar bajo estas condiciones está haciendo felices a las personas?

Este es el nuevo ambiente de trabajo, y es importante observar las nuevas formas de estrés presentes en la socialización virtual que experimentamos ahora, donde quizás algunos tienen necesidades sociales que éste nuevo esquema no satisface, o donde otros pueden tener necesidades de reconocimiento, de conexión, de comunicación que, bajo esta modalidad, no se cubren totalmente.

¿Qué contribución sería si los líderes y colaboradores construyeran juntos la consciencia de lo que requieran para ser más felices en el trabajo?

¿Cuánto crees que el co-crear juntos las estrategias e implementar las acciones para vivir la realidad laboral que realmente desean impactaría en la productividad personal y colectiva y les contribuiría a todos?

El mundo está cambiando, existen herramientas que nos pueden permitir evaluar donde estamos parados y hacia dónde vamos, incluso en la felicidad en el trabajo, ¿estás listo para elegir este cambio?

Quetta Sosa

Master Coach - Psicoterapeuta

Facilitadora de Consciencia

Access Consciousness®


4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo